Algunas cosas que nos ha enseñado el marketing

sábanas porcelánico bodas

 

A pesar de que parece que el marketing es cosa de jóvenes, es una disciplina dentro del mundo de la economía y la empresa en la que prestigiosas mentes han aportado su grano de arena a lo largo de la historia.

El marketing es catalogado por unos como una ciencia, por otros como un arte, por algunos casi como un engaño y por la mayoría como algo atractivo que es capaz de conseguir que los buenos productos con un buen entorno se vendan.

Ejemplos hay muchos. Aquí se venden casas de madera http://casasdemaderashop.es, aquí se venden windows 8.1 pro 32/64 bits y todos tienen una cosa en común: quieren maximizar los beneficios.

No hace falta ser un emérito para intuir que alguien que quiere hacer algo novedoso como instalar un porcelanico de madera de imitación y quiere darle visos de salida al mercado, por mucho marketing que utilice no lo va a vender si no existe una demanda por parte del mercado al que se dirige.

Así, el marketing no consiste en engañar a alguien para que compre algo que no necesita, sino en descubrir qué necesita esa persona concreta y si su necesidad coincide con aquello que comercializamos favorecer el intercambio.

El marketing por ende busca necesidades dentro del mercado y una vez detectadas las satisface. Así, si alguien quiere organizar una boda pero no sabe cómo nosotros podemos convencerle y enseñarle como se puede organizar una boda con wedding planner, pero si no existe tal demanda ¿para qué contratarlo? Aquí al clave está en conocer cuál es la necesidad: organizar una boda o simplemente descargarse de trabajo.

Esa es la función del consultor de marketing, y dentro del marketing online, el indicado para internet, hacer que una vez alguien llega a una página buscando un determinado producto lograr mostrar sus caracteríticas para poder  venderlo.

Un ejemplo lo tenemos en  una página que vende sábanas de algodón o en esta sobre abogados http://abogadoszaragoza.org/reclamaciones-accidentes-zaragoza/.

La pregunta que nos surge es: si quiero comprar una sábana de algodón y aterrizo en esta pagina, ¿la compraría? La clave puede estar en los cuentos personalizados.

Es aquí donde esa vieja técnica denominada marketing, propia de eméritos, da cumplida respuesta a la demanda que acabamos de realizar como consumidores y como personas implicadas en lograr el beneficio global en la economía.

Deja un comentario