¿Cuándo es bueno aprender inglés?

El inglés está considerado una de las lenguas más importantes del mundo. Todos hemos oído eso de “aprende inglés” y expresiones como “el inglés ayuda a encontrar mejores trabajos” o “sin inglés no vas a poder colocarte bien”.  No solo para trabajar en una plataforma petrolífera sino hasta para las terapias de pareja se necesita ahora un curso de inglés.

La realidad, pese a todo, suele ser tozuda de vez en cuando. Y el inglés no es la panacea que consigue triplicar sueldos ni la exigencia que primero nos vamos a encontrar para optar al 95% de los puestos de trabajo sin más bien una ayuda.

Puestos en materia, el inglés sí es positivo para multitud de cosas y nos ayuda desde a ir de vacaciones hasta a entender los últimos capítulos de las series, por lo que desde los niños pequeños hasta los eméritos más eméritos pueden encontrar en la lengua de Shakespeare un acicate para ponerse a estudiar.

Aprender inglés o aprender a construir una casa es una decisión  que muchas veces las personas tienen que plantearse en su vida diaria sin necesidad de acudir a un psicólogo.

Cómo estudiar inglés

Además de por internet y en las aulas suele ser interesante echar una ojeada a los campamentos de inglés. Especialmente indicados para los niños son una de las mejores opciones para que pasen un verano entretenido y además que logren un buen ritmo de aprendizaje y unos conocimientos que les vendrán bien.

Otra opción es mandar a los pequeños, a los medianos y a los universitarios a un año escolar en el extranjero. Este tipo de actividades suele venir bien cuando el nivel de conocimiento de la lengua inglesa es suficientemente alto como para lograr no solo ya un grado de perfeccionamietno alto, sino ser capaces de seguir las materias, aprender las temáticas y realizar los exámenes en inglés.

Obviamente es el método más adecuado para todos aquellos que tienen ya un nivel superior y quieren, además, incrementar su currículum.

Para los que no tienen tanto dominio siempre les queda la opción de un curso de inglés en el extranjero. De esta manera se está en un entorno adecuado, desde Canadá a Inglaterra pasando por Malta o Irlanda y se combina el aprendizaje del idioma con la puesta en práctica en estados Unidos o Australia, por poner otros ejemplos.

Estos sistemas, como vemos, son todos de inmersión lingüística en menor o mayor grado y en algunos casos especializados en áreas profesionales, en casas o en residencias de estudiantes. Vamos a analizar otro tipo de opciones para ver cuál es la más adecuada a nuestro caso.

 

Para los que no quieren salir de casa

Hablando de humanidades, de universidad y de eméritos no son pocas las universidades que ponen en marcha este tipo de cursos durante todo el año.

Si bien en algunos casos no es el nivel, la atención y el grado de adquisición lingüística que se espera si satisfacen ciertas necesidades que van desde trabajar en la plataforma petrolífera hasta entender en versión original las películas de la tele o hacer una reforma total en una casa porque tienen un amigo arquitecto en Madrid que se lo ha recomendado.

Paralelamente tenemos las escuelas de idiomas y los cursos online. No todo son cursos en el extranjero como vemos, sino que existen opciones mucho más.

La clave es saber para qué queremos el inglés y cómo vamos a aprenderlo. Y aquí, desde los que lo quieren como hemos dicho para poder entender las canciones preferidas de su archivo hasta para quienes quieren tener entrenada a su mente existen un abanico de posibilidades que puede ser bueno tener en cuenta.

 

 

Deja un comentario